miércoles, 19 de febrero de 2014

[Fanfic] Seven Souls - Capítulo piloto

- Adiós...
Su corazón se estremeció. Comenzó a temblar. No sabía si aquello era un despedida eterna o simplemente un "hasta pronto". Siempre había soñado con el príncipe azul que todas las chicas quieren. Él la querría, la cuidaría, la atendería y lo dejaría todo por ella. Pero esa no era la realidad en la que vivía. Todas las ideas e ilusiones que se había hecho en la cabeza y en el alma, se van como el rocío de la mañana.

Las lágrimas comenzaron a recorrer sus mejillas, apagando así el rubor que aquella palabra le había provocado. Haciendo el mismo efecto que cuando el agua cae sobre el fuego, o cuando el fuego cae al agua. Su cara parecía una catarata, pero no solo de lágrimas, sino de sentimientos que ahora se habían ido, marchado, esfumado y evaporizado.
Vislumbraba aquella silueta irse, entre la luz de la luna llena que asomaba por el otro lado. Era un paisaje desolador y melancólico. Su corazón estaba hecho pedazos, estaba destrozada mental y físicamente.

Cuando tan solo se vislumbraba el cabello del joven que por la calle marchaba, la chica cayó al suelo, mirándole. Mirando lo que una vez había sentido, lo que una vez había tocado, lo que una vez había amado. Los recuerdos pasaban por su mente como fuegos artificiales en un festival de verano, brillantes y coloridos.

Cuanto tan solo le quedaba una lágrima más que llorar, se levantó. se frotó los ojos y por unos segundos se tapó la cara con las manos. Ocultando al paisaje lo que aquella despedida le había provocado. No había nadie allí, aquel era su lugar secreto. Iban siempre a pasar el rato juntos, a sentirse mutuamente amados y a enamorarse más. Pero en ese momento, sentía que los edificios la observaban con maldad. Solo eran imaginaciones suyas, y lo sabía, a pesar de lo cual seguía con las manos tapándole el rostro.

Cuando quiso darse cuenta y apartó las manos, ya no había luz de la luna, era todo una oscuridad que se cernía sobre ella. Su nerviosismo, su dolor, la tristeza, melancolía y aflicción por lo que le acabada de pasar la habían cegado tanto, hasta el punto de caer en un vacío...

De repente, sintió un golpe en el pecho, y se levantó de la cama bruscamente. ¿Había sido un sueño?
Rápidamente se gira para ver si la persona, que en aquella fantasía le había dicho adiós, seguía allí. Para su sorpresa no estaba. Sintió una punzada de dolor y decepción en el pecho.

Volvió a acostarse y cuando quiso girar la cabeza mirando a la mesilla... allí estaba. Una sombra proyectada en la pared. Una sombra alta, macabra y que parecía armada. Inmediatamente se dio la vuelta, pero la sombra ya no estaba. Su respiración se entre cortaba y el pulso se le aceleraba. Miró a todos lados en esa posición desde la cama, pero no había nada. De pronto se giró para volver a apoyar la cabeza en la almohada, y allí estaba la sombra que se había despegado de la pared. ¿Qué era eso?

Paralizada por el dolor, estaba frente a ese espectro. De repente, cayó en un profundo sueño...

- Oye... ¡Saki! ¡Oye!

De pronto, tomando la bocada de aire más grande que pudo se despertó. Su rostro era pálido como la nieve y sus pupilas estaban dilatadas. Su pulso acelerado y su respiración atropellada. Unos minutos después, el chico la calmó agarrándole la mano, y acariciándole nos nudillos. Después de eso, le besó cada uno de ellos, y se acercó a ella.

- Cielo, ¿Estás bien? - Ella con gesto arduo se saca el respirador de la boca e intentando respirar por si misma, intenta balbucear algo.
- ¿E... e... estás ...a-aquí? - El gesto del chico se endurece y sus ojos se tornan de preocupación. La mira, y tras unos segundos de silencio, mientras ella recuperaba el aliento, él le contesta.
- Claro, cielo. No me iré a ninguna parte. No al menos sin ti. - Intentando disimular la preocupación le muestra una sonrisa falsa de medio lado. Ella se lo cree porque no tiene fuerzas para hacer lo contrario. Vuelve a sacarse el respirador y con fuerzas, le dice.
- ¿Dónde... estamos?
- En el Hopital, Saki. Has tenido un accidente, estabas en coma. - El rostro de la chica se criogeniza por unos segundos, y cuando parece que le vuelve la temperatura al cuerpo... cierra los ojos. Porque no tiene fuerzas para hablar con él. Sus ojos se entrecierran poco a poco, viendo como el chico cada vez se hace más pequeño, más borroso y más insignificante. Unos segundos después se queda dormida, preguntándose en sueños que es lo que le habrá pasado.

8 comentarios:

  1. guauuuuuuu!!!! yo quiero mas que pasara¿?
    Nos vas a dar mas verdad ¿? porfiiiiii :)
    me a gustado mucho y ahora me voy a mimir pensado en tu historia que ocurrira quiero el proximo capitulo :)

    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja A ver si se me ocurre lo que pasa xDD

      Eliminar
  2. what????? madre... a ver que pasa ^^

    ResponderEliminar
  3. Me gusto el capi :D
    Has avanzado mucho en cuanto a las historias de antes
    Gambatte...
    Aunque creo que deberías terminas las otras historias que comenzaste :/
    Disculpa si sueno pesada >_< es mi humilde opinión.
    Estaré atenta a lo que sigue. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres pesada Kata~~
      Te agradezco la preocupación :D

      Eliminar
  4. Está muy bueno, me encantó la narración. Espero que sigas, parece interesante.
    Estaré esperando un próximo capítulo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arigatou Doki~~
      Espero tenerlo pronto... *--*

      Eliminar

Arigatouu~